Mostrar feed RSS

Con mi Leica a cuestas

Entrevista a David Rengel

Calificar esta entrada
Gracias a nuestro compañero Jhon, que ha tenido la iniciativa de contactar con un muy buen fotógrafo como es David Rengel, tenemos en nuestra web, una entrevista de primera mano, donde nos cuenta sus vivencias durante estos últimos años como fotógrafo comprometido con los más necesitados.

Os aseguro que a nadie dejará indiferente, ni sus fotos, ni sus reflexiones. Desde aquí le quiero hacer llegar nuestro agradecimiento por compartirlo con nosotros y nuestro apoyo en su proyecto. Al igual que a nuestro amigo Jhon le agradecemos su gestiones para que fuese posible, y por preparar las preguntas que la soportan.

Os dejo con lo importante

Pulsar en la imagen para una versión mayor. 

Nombre:	David Rengel-5.jpg 
Vistas:	356 
Tamaño:	182,2 KB 
ID:	3277

Entrevista a David Rengel por Jhon para Leica M Abril 2013


- Cuéntanos quien eres, algo más personal que la imagen que trasciende.

Mi nombre es David Rengel y pertenezco a la generación de la Constitución Española, porque nací en 1978. Hablar sobre mi es de las cosas que menos me gusta en el mundo y todos mis amigos lo saben, no hablo mucho porque suelo tomarme muy en serio lo que digo y mis palabras se convierte en una responsabilidad de por vida, si digo algo, sobre todo si digo que voy a hacer algo, lo haré aunque tarde 10 años, y claro con el tiempo, y sobre todo con el poco tiempo que existe, cada vez se me acumulan más cosas en la cabeza y es complicado vivir con todas ellas, nací con la insana capacidad de no olvidar nada.

Desde niño he admirado a científicos, médicos, exploradores y amas de casa, personas dedicadas en cuerpo y mente a una tarea, que les consume la vida pero que jamás dejarían. Atrapadas en su profesión por el corazón, con la clarividencia de saber para que han nacido, las envidiaba desde mi inmadura juventud donde no sabía hacía donde ir. Así que decidí que debía aplicarme a los estudios hasta llegada la Universidad y una vez allí decidiría.

Personalmente siempre he dicho, diré y por supuesto actúo en consecuencia y quiero que también se actúe conmigo en consecuencia, pienso y creo que debemos ser juzgados por nuestros actos, por nuestra manera de ser respecto a la sociedad y a los demás, por una justicia no escrita en las leyes sino que emana directamente de la propia palabra justicia, no olvidemos que aunque las situaciones que nos encontramos en la vida pueden tener muchas interpretaciones, somos los dueños de nuestros actos hasta el último momento, o el último click. Quizás penséis que todo esto que he contado no tiene nada que ver con la fotografía, pero si lo leéis detenidamente, es la base fundamental sin la que no se podría entender mi vida o mi fotografía.

Pulsar en la imagen para una versión mayor. 

Nombre:	David Rengel-7.jpg 
Vistas:	353 
Tamaño:	206,7 KB 
ID:	3278

- Háblanos algo de tus estudios fotográficos, ideas, aventuras, y metas en este mundo de la imagen. Qué motivaciones tuviste?, cuales mantienes?, y qué otra visión del mundo aprecias para estar a este nivel en el mundo de la fotografía. Qué es lo que logras manifestar con esto?, o qué quieres trasmitir a los demás?.

He llegado relativamente hace poco al mundo de la fotografía, pero no al mundo audiovisual, al mundo de los sentimientos, de las historias y la necesidad de encontrarse con uno mismo.

Tras comenzar mis estudios universitarios de informática, supe muy pronto que aquello estaba my lejos de mis ansias por conocer el mundo y ser partícipe de lo que en el ocurría, así que los abandoné y decidí estudiar un Ciclo Superior de Realización, motivado por el deseo de viajar, de conocer otras culturas y descubrir algún rincón del mundo que aún nadie hubiera explorado. La realidad es que las prácticas obligatorias del ciclo las realicé dentro del equipo de cámara en una película que por entonces se filmaba en mi Sevilla natal y me pareció una buena escuela para aprender todo lo necesario a la hora de realizar mis proyectos personales. Así comencé un periplo de más de 15 años por diferentes rodajes, películas, spot, videoclips, documentales, televisión…, que alternaba con trabajos montando sillas en fábricas, andamios en polígonos industriales, estructuras metálicas o cualquier otro trabajo que me recordara que en este mundo no todos pueden hacer lo que desean o lo que sueñan y que el dinero tiene un precio más allá del simple metal.

Fue durante uno de esos documentales en Nicaragua, en la zona de los Miskitos, donde decidí que todo debía cambiar, el primer escalofrío fue al realizar una foto de unos niños bajo la lluvia, riendo felices, y el segundo bajo el agua del Océano, aquello era lo que quería. Nicaragüa se encontraba en elecciones y se preveía un cambio de rumbo político, y vivir esa experiencia me llenaba profundamente, finalizado el documental, volví con las ideas claras y un plan, cansado de ese mundo de cartón piedra del celuloide. Imagino que uno no se puede aparta de sus raíces, de lo que ha pensado desde pequeño, de su visión del mundo y de las ganas de ayudar a transformarlo y que éste te transforme.

Cuando volví a España ya había tomado la decisión de ir dejando poco a poco el mundo del celuloide. Así que para dominar más la técnica y los procesos del negativo comencé a estudiar un Ciclo Superior de Imagen, revelados, cubetas, negativos en blanco y negro y más y más historias de fotógrafos, porque por entonces no conocía a nadie de este inmenso mundo, y aunque pueda sonar extraño o fuerte no conocía la historia de muchas de las fotos que me habían impactado a lo largo de mi vida. Mientras que estudiaba como hacer fotos con 35 mm, formato medio y gran formato, irrumpió el digital en nuestras vidas, y en mis manos terminó apareciendo una 20D de Canon, todavía lejos de las calidades de un buen negativo y un baritado. Seguía alternando mis estudios con el trabajo y a veces era algo complicado ya que estudiaba en Sevilla y trabajaba principalmente en rodajes por Barcelona, Valencia o Madrid, a día de hoy no he podido terminar el ciclo, porque jamás pude hacer el examen final de una de las asignaturas.

Por entonces necesitaba darle una salida a aquellos conocimientos y realizar el paso decisivo, ese pequeñito que cuesta tanto y que luego lleva a otro y otro y otro. Primero me marché a EEUU unos meses con unos amigos, en caravana, un recorrido por sus parques naturales y algunas ciudades, la mítica ruta 66, mis cámaras recién compradas en Nueva York echaban humo, no descansaba ni un segundo, paisajes, macros, panorámicas, animales, personas, retratos, exposiciones nocturnas… y todo lo que se me ocurría, a día de hoy aún no he conseguido ni siquiera clasificarlas en carpetas, de verdad una auténtica locura, estaba poseído por mis deseos.

Volví a España y los astros se alinearon, vi que la fundación Solidarios para el Desarrollo, ofrecía un curso de varios días sobre fotoperiodismo solidario, y me apunté, en el curso conocí la labor de Hernán Zin, un fotoperiodista y reportero que llevaba muchos años realizando documentales y reportajes de denuncia, pero que también buscaba un lado positivo en las historias y lo mejor de aquel curso fue conocer a Álvaro Laiz, un fotógrafo incansable, una mente siempre despierta, en búsqueda de nuevas historias y por supuesto con una visión muy particular del mundo. Álvaro tenía las mismas inquietudes que yo, y las mismas ganas. Tras aquel encuentro, él se marchó a Uganda y yo deseoso de vivir aquello que consideraba experiencias de la vida y enfrentarme a mis miedos y deseos, partí hacia el Sáhara Occidental y los campamentos de Refugiados Saharauis con el proyecto de una Ong dedicada al deporte, que se llama Red Deporte y Cooperación para realizarles una documental y un archivo fotográfico de sus proyectos.

No lo voy a negar desde el principio me ganaban los deseos de aventura, de conocer otras culturas, de ser un viajero, un fotógrafo National Geographic, pero aquello duró exactamente 30 segundos; por suerte creo que a lo largo de la vida, cultivamos la mente y el corazón con la experiencia de los seres que nos quieren y tenemos a nuestro lado, y mi formación en ese ámbito había sido buena, entre jesuitas, trabajadores, científicos y en asociaciones desde muy joven, desde el primer día comprendí el significado de tener una cámara entre las manos, el placer inmenso y la obligación moral, y no fui yo el que lo descubrió con mi cámara sino una niña. La hija de los vecinos donde me hospedaba en los campamentos saharauis, decidió acompañarme a la llegada del delegado de la ONU para el Sahara, cogida de mi mano, no se despegaba de mí, me agarraba la mano con fuerza y me la apretaba por el miedo, para sentirse segura entre aquella multitud, entonces hice algo, cogí una de las cámaras que llevaba conmigo y se la ofrecí para que ella hiciera fotos, intrigado por ver que fotos haría, su actitud cambió, se sintió mucho más segura, la veías caminar a mi lado o incluso alejarse un poco y hacer fotos, mirar por aquella cámara, aquel aparato que yo le había dado, había puesto una barrera entre lo que había a su alrededor y ella, se sentía protegida, pero a la vez este instrumento le servía para acercarse a todo aquello que antes le daba miedo.

Durante aquel mes y medio, aprendí mucho sobre la vida, y sobre las injusticias de la misma, aprendí a darle un mayor valor a la fotografía como testimonio, comprendí que el mundo y lo que en él sucedía debía ser contado. La fotografía llenaba mis necesidades de búsqueda y daba respuestas a mis preguntas. A mi vuelta comprendí, viendo aquellas fotos y todas las que he ido realizando a lo largo de estos años, que la fotografía queda dentro de ti, que ya no podrás olvidar a aquellos que un día te dejaron que les hicieras una fotografía y te pidieron que contaras su historia.

Álvaro ya había vuelto de su viaje a Uganda y quedamos para contarnos nuestras sensaciones, teníamos mucho que hablar. Me dijo que tenía pensando realizar un recorrido, el mismo que habían hecho Burton y Speke cuando buscaban el nacimiento del río Nilo. Lo miré y le dije que yo me marchaba con él, y en ese mismo momento comprarnos un billete de avión, y ya está, ya no había marcha atrás ahora debíamos enfrentarnos a ese viaje. Ese fue nuestro primer viaje, y uno de los más prolíficos en vivencias, donde comenzó a fraguarse la amistad que hoy nos une, donde nació el espíritu de ANHUA, donde comprendimos que no éramos fotógrafos, sino personas con una cámara, con un instrumento al que darle una utilidad, todo lo demás ya es historia.

Desde el Sahara había comprendido que la fotografía era una manera de mostrar las injusticias del mundo, una forma de acercarme a todo aquello que quería comprender y vivir, y que no podía ser un mero observador o narrador de aquellas situaciones, que mi obligación moral era que esas fotografías se difundieran, y que los testimonios y la confianza de las personas retratadas no sea decepcionada.

Desgraciadamente existen muchos turistas de la fotografía, con piel de fotoperiodistas que no comprenden que la persona que se está dejando retratar les está regalando parte de su vida para que la cuiden. Mi deseo es llegar a estar dentro de esos miles de buenos documentalistas que cada día intentan aportar lo que mejor saben hacer, que es contar historias que no deben ser olvidadas o que deben ser conocidas, ser un granito más.

Pulsar en la imagen para una versión mayor. 

Nombre:	David Rengel-9.jpg 
Vistas:	348 
Tamaño:	132,5 KB 
ID:	3280

- Qué nos podrías decir del mundo en el que te mueves para realizar esos trabajos, a nivel humano y de recursos.

Vivimos un momento complicado a nivel profesional, pero a veces pienso en otros tiempos como la Segunda Guerra Mundial o durante la guerra fría, cuando había menos avances en la fotografía y no imagino que fuera mucho más fácil. Todos sabemos que grandes fotógrafos murieron en la indigencia. Yo estoy comenzado y para subsistir necesitas una red de contactos muy amplia que aún estoy tejiendo. Veo una auténtica locura el proceso en el que se encuentran compañeros jugándose la vida para escribir una crónica o hacer fotos por 60 euros desde Siria en periódicos nacionales, igual me pasa con las agencias que usan a los freelances sin seguros en estos conflictos y una vez les compran las fotos se quedan con todos su derechos de ventas. Sigo pensando que algo de todo esto no funciona. En un mundo con tanta información y tantas posibilidades de difundirla, la fotografía sigue jugando el mismo papel que antaño, cada vez lo vemos más, con móviles, con cámaras pequeñas, con lo que sea, desde las revoluciones árabes, guerras o cualquier otro suceso que haya que denunciar y contar, los nuevos fotoperiodistas locales, mandan estas informaciones a periódicos y agencias que sacian su necesidad de datos e imágenes. ¿Pero la fotografía es realmente solo eso, información?

Creo que eso es solo una parte de lo que ha sido siempre el fotoperiodismo o la fotografía de información directa, el fotógrafo, el documentalista como me gusta llamarlo tiene una obligación más allá de la simple foto, ha de tener tiempo para convivir con las personas que fotografía, ha de tener tiempo para reflexionar antes y después de cada disparo, y para poder hacer eso, hace falta algo que llamamos dinero, porque viajar, o simplemente realizar un trabajo documental debajo de tu casa entraña esos gastos de manutención obligatorios de alquileres, comidas …, y hoy en día los periódicos y las revistas de nuestro país no están dispuesto a pagarlos, lo que ofrecen es irrisorio por foto y su trato despectivo.

Desde que yo decido que dentro de mí hay un tema que me llama profundamente a contarlo, comienzo una investigación sobre el mismo, quizás las personas o el tema están muy cerca de ti como un trabajo que comencé sobre personas sin techo, y para ello lo más importante es el contacto directo con aquellos a los que vas a retratar, a mi me gusta documentarme bien, aunque está claro que al final serán las propias personas las que te digan cómo son sus vidas. Suelo buscar organizaciones que trabajen sobre el terreno, ya sea en España o fuera de ella, que puedan servirme como enlace con el tema que quiero tratar, lo que me permite un primer contacto a nivel humano con alguien que ha estado directamente sobre el terreno que quiero fotografiar, y me sirve de presentación a las personas.

Trabajos como Kala Azar, hubieran sido imposibles sin la ayuda y permisos para entrar en su centro de Médicos sin Fronteras, u otros como Planes de Futuro, sin la guía maravillosa de Grace, ex niña soldado, que trabajaba en una organización como WorldVision que nos dio acceso a sus archivos y conocía el paradero de muchos de ellos. Esos lazos pueden derivar en una relación mayor como con Nacwola la ong que nos ayudó a retratar su labor en la lucha por una vida digna para las mujeres y huérfanos enfermos de VIH en Uganda, con la que seguimos colaborando activamente. Los recursos son siempre escasos, hasta ahora la financiación ha sido propia, invirtiendo el dinero que gano en mis proyectos como técnico para televisión y cine. Si sumo el dinero conseguido gracias a publicaciones o cualquier otra manera de beneficio, el resultado sigue siendo negativo y es posible que tarde en llegar a ser positivo, visto este panorama, es imposible seguir con esta labor, pero dejarla es de necios, porque no se puede dejar apartado tu corazón en una estantería y que se seque, así que solo queda el trabajo duro cada día, búsqueda de becas, financiaciones privadas, o mover los contactos que se puedan tener para ir poco a poco haciendo esa red que te permita sufragar los gastos económicos de esta labor. Pero hay cierto en todo esto, si sumo el valor emocional, de cariño, afecto y conocimiento de todo lo que he recibido de manos de aquellos a los que he fotografiado, siempre será inmensamente positivo.

Pulsar en la imagen para una versión mayor. 

Nombre:	David Rengel-8.jpg 
Vistas:	351 
Tamaño:	167,5 KB 
ID:	3282

- Qué es ANHUA?. Qué proyectos tienes, o tenéis, en la organización ANHUA?.
Háblanos un poco de: “ANHUA GANA EL PREMIO REVELA 2012”.


ANHUA es una necesidad interna de un grupo de personas, de un sueño que queríamos convertir en realidad. Nace de conversaciones durante el primer viaje por Tanzania y Uganda que realizamos Álvaro Laiz y yo, nace de una persona maravillosa que se llama Nuria Mayoral, que deja su corazón en los proyectos que realmente importan, y del apoyo de otro compañero Francis Pachá un profesional de la información. Cada día tras largas jornadas de foto o de viaje en el verano de 2009, Álvaro y yo hablábamos de la necesidad de un retorno, de que fin podían tener las fotos que hacíamos, exposiciones, galerías, publicaciones en revistas y periódicos.

Cuando se está comenzando en esta profesión todo se ve fácil y pronto te ves viviendo de esto, y viajando sin parar, la realidad es otra por supuesto. Nos preocupaba que había más allá del mundo de la publicación impresa, si esas fotos se convertían en papel, una y otra vez, yo por lo menos conseguiría recuperar mi dinero, y de ahí a otro lugar a seguir contando historias, pero… yo había estado en el Sahara, con los Saharauis, personas que llevan más de 30 años secuestrados, sin libertad, algunos de ellos habían nacido allí y no conocían más que aquel desierto, aquella cárcel sin paredes, algunos seguían manteniendo la esperanza y ahora en Tanzania y en Uganda, retratábamos los problemas de Malaria en un campo de refugiados y en las comunidades rurales, la persecución de los albinos por parte de mafias, la lucha por la dignidad de unas mujeres que se habían formado como asociación llamada Nacwola y a las que el VIH no podía parar, en la propia reflexión de los temas, ya comprendíamos que no solo podíamos presentar los temas, retratarlos sin más, sino que había que buscar su espíritu, sus esperanzas y sus miedos, todo tenía que ser contado, pero sobre todo comprendimos que la publicación, la exposición, solo eran una parte de todo el trabajo a realizar, que la difusión no podía parar, libros, videos…, y, que jamás se podía olvidar que sin la complicidad de estas personas, sin su apoyo dejándose retratar, sin su consentimiento todo ese trabajo era imposible, y por tanto era obligatorio un retorno, un contacto con las organizaciones que los ayudaban o unos vínculos posteriores y personales con algunos de ellos que les hicieran saber que no fuimos simplemente unos viajeros más que pasaron por allí.

Así que a nuestra vuelta Álvaro me presentó a Nuria, a la que ya le había contado este posible proyecto y junto con Francis, decidimos que la mejor manera era constituirnos como ONG, para darle entidad jurídica al proyecto. Y escribimos lo que sería nuestra filosofía, una filosofía que descansa sobre un pilar fundamental: “Los Olvidados”. Olvidados por cualquier motivo: por guerras, por desplazamientos, por amenazas o cualquier violación de los derechos humanos, en estados democráticos o dictatoriales. Sin embargo, y a pesar de estar olvidados, existen. Por ello, a través del poder de la comunicación de la imagen y la palabra, queremos mostrar cuál es o ha sido el recorrido vital de estas personas desde que dejaron de ser foco de atención de los medios de comunicación hasta hoy. Pero no queremos quedarnos solo ahí, por ello, nuestra aportación, una vez conseguida su visibilidad pública, es fortalecer la comunicación entre ellos, organizaciones, ONGs o colectivos y apoyar con financiación directa el desarrollo de proyectos culturales, educativos y sociales que reviertan en la mejora de su situación.

En este sentido, creemos firmemente que la creatividad aplicada a nuevas fórmulas en la comunicación audiovisual es fundamental si se quiere, por un lado, fomentar el cambio social positivo en las comunidades desfavorecidas o minoritarias y, por otro, conseguir una sensibilización positiva sobre estas situaciones para que todos los que vivimos en situaciones privilegiadas nos movilicemos. Esta idea es muy fácil de desarrollar en papel y queda muy bonita, al igual que la Declaración de los Derechos Humanos, pero es bastante difícil de desempeñar y desarrollar, así que desde ANHUA termino chino que significa, “Imagen que solo se revela al incidir un foco de luz sobre ella”, vamos dando pasos, pequeñitos pero constantes para conseguirlos. Lo primero que hizo ANHUA, fue dar visibilidad al proyecto MEMORY BOOK, en una exposición con la colaboración de la FNAC que ha estado más de 2 años recorriendo España, después auto-publicamos un libro con las historias y fotos de estas mujeres, todo lo que conseguimos de su venta fue integro a su Nacwola y gracias a ello recibimos la noticia sobre 50 mujeres se habían formado para realizar sus MEMORY BOOKS.

Aquello que había nacido de una foto era la confirmación de que un solo disparo, un solo click puede ser más que el simple gesto de pulsar un botón, y da respuesta a lo que creo es la fotografía para mí. Actualmente en ANHUA seguimos dando difusión a proyectos, como Ninja Miners¡ sobre la minería en Mongolia, y el desastre humano y natural que se está produciendo en un país virgen como aquel, y la opción que existe en una producción artesanal. También hemos conseguido ganar la beca fotográfica de la Asociación Turó y al centro Cívico Can Basté de Barcelona y sacar otro de los proyectos que teníamos en ANHUA, “Planes de Futuro”, gracias a su apoyo hemos podido realizar una exposición completa con fotos a tamaño natural que ahora queremos ir buscando centros donde exhibirla para tratar el tema de los niños y niñas soldados, y sus problemas una vez que vuelven de su cautiverio. Estos pequeños pasos nos llenan de ilusión y sirven para que los proyectos renazcan, gracias a este empujón estamos viendo como seguir con el proyecto “Planes de Futuro” en otras partes del mundo para poner el foco, también en aquellos niños y niñas sumergidos en violencia, por Maras, o incluso esclavitud infantil, porque no podemos olvidarles y hay que darles herramientas para que puedan desarrollar sus vidas una vez han conseguido escapar, por supuesto ANHUA siempre desarrolla estas funciones en colaboración de ONGS locales que tienen una infraestructura establecida y están integradas en la comunidad.

Y llegó el Premio Revela, cuando vi las bases me encantaron, un premio que no era para el fotógrafo, sino para reconocer a los auténticos poseedores de los derechos sociales de estas fotos, es decir a las personas que habían sido retratadas, sin lugar a dudas esto era exactamente lo que desde ANHUA pensamos y creemos en nuestra filosofía, el dinero se debía destinar a la organización con la que se hubiera realizado el proyecto fotográfico y desde hacía unos meses Nacwola nos había hecho partícipes de un proyecto llamado “CASA ESPERANZA”, una futura casa escuela y orfanato, donde cuidar a los niños en las zonas más castigadas por el LRA (la guerrilla de asesinos sanguinarios que ha estado matando durante mucho tiempo a personas en el norte de Uganda y secuestrando a niños y niñas).

Cuando quedamos finalistas, nos dio un vuelco el corazón y cruzamos los dedos, recuerdo cuando hablé con los de la asociación Turó y el centro Can Basté, para saber si de alguna manera era posible conocer a los ganadores, pero no podían decirlo, con una corazonada grande decidí corriendo cambiar mis planes y viajar en autobús desde Sevilla a Barcelona (el dinero no daba para más que estamos en crisis jejeje, y hay que gastarlo con cabeza) y cuando escuché que MEMORY BOOKS era uno de los ganadores, no sentí nada, me quedé paralizado, sin reacción, pero era algo maravilloso, y llamé corriendo a Nuria que se emocionó desde Italia, a Francis y a Álvaro que estaba en Venezuela.

Este premio ha sido muy importante para nosotros, ya que ha conseguido que “CASA ESPERANZA” se ponga en marcha, y nos reafirma en la posibilidad de que la fotografía tenga un retorno, de que los proyectos han de retribuir positivamente en aquellas personas a las que fotografías. Ahora mismo ANHUA ha decidido ampliarse con la entrada de nuevos fotógrafos, Andrea Santolaya y JM López, nuestra idea es tener acceso a una mayor cantidad de proyectos, hacer nuestro el dicho: “la unión hace la fuerza” y que nuevas ideas enriquezcan la manera de ver y contar. A la ya formada ONG ahora se une un Colectivo ambos bajos el nombre de ANHUA y centran su compromiso en temas y preocupaciones relacionadas con derechos humanos, antropología, economía y medio ambiente.

Lo más importante en ANHUA es que sus componentes creen en lo que hacen, a través de la fotografía o en una labor directa de campo como la que realiza Nuria Mayoral nuestra presidenta, hoy en día sin su labor no se estaría consiguiendo más financiación para el Orfanato, gracias a ella sabemos que los proyectos siempre estarán respaldados y tendrán una continuidad y esto te da mayor confianza al desarrollar los futuros proyectos.

Pulsar en la imagen para una versión mayor. 

Nombre:	David Rengel.jpg 
Vistas:	352 
Tamaño:	149,5 KB 
ID:	3283

- Cuéntanos algo más acerca de la forma en la que haces la fotografía, cómo emprendes cada trabajo.

Como ya he comentado antes, cada trabajo lleva una documentación previa, lecturas de artículos, contacto con ONGs que trabajen sobre el terreno, libros y todo aquello que me permita formarme respecto al tema que voy a tratar, que me sirva, sin hacerme una idea preconcebida para abrirme la mente a la compresión de algunas cosas que viviré y que sin esos conocimientos quizás no entendería. Hay un gran fotógrafo que dijo “Sí tus fotos no son suficientemente buenas es que no has leído suficiente sobre el tema o no lo conoces”, para mí es importante conocer que voy a retratar, pero lo más importante es la convivencia con las personas que voy a retratar y conocer su día a día y su momento actual. Yo necesito llegar al lugar donde voy a hacer una foto y sentir el momento de hacerla, estar a gusto con las personas que fotografío y que ellas estén a gusto conmigo, generar una simbiosis entre ambos, no puedo simplemente comenzar a hacer fotos sin más, tengo que ver, respirar y luego volver a mirar con calma, observar con los ojos del corazón, no solo los de la cabeza, bien abiertos.

Desde hace mucho tiempo tengo una teoría, que estoy comprobando, e intento poner en práctica y es cierta, la llamo el documentalismo studio, al igual que ese método de actuación que consistía en experimentar los sentimientos de la persona o situación que ibas a representar en la obra de teatro o película, creo que el fotógrafo, el documentalista ha de experimentar, sentir, empatizar al máximo con la persona y las situaciones que está viviendo. Jamás llegarás a sentir exactamente lo que ellos eso es una estupidez o una pretensión de idiotas y de cínicos, pero si has de convivir, aceptar su situación y exponerte a sus problemas durante un periodo de tiempo, aceptar sus culturas diferentes como tuyas e integrarlas dentro de ti, que la simbiosis se complete cuando seas uno más. Porque si algo tenemos que aprender y acumular es una gran cantidad de conocimiento emocional, que sirva para llegar hasta las personas, y hacerles justicia con nuestras fotografías.

En un caso concreto como el Kala Azar, tenía un contacto directo con Médicos Sin Fronteras y ellos nos dieron unas horas al día para que viéramos el hospital, conociéramos a los pacientes y contarnos su labor, es allí sobre el terreno donde comprendes su trabajo, donde ves los efectos de una enfermedad, y luego en las charlas mientras comes donde poco a poco alcanzas el lado más humano e intimo de las personas que trabajan allí.

Para mí, sin duda, la documentación es muy importante, pero sin el contacto humano, sin la vivencia directa me es imposible realizar fotografías, convencerme de que tienen un sentido.

- Has trabajado con cámaras telemétricas Leica?.

Nunca he trabajo con cámaras telemétricas Leica, tengo amigos que si las usan, y que están encantados con ellas, pero yo nunca me he podido permitir el precio que tienen, por tanto no he tenido la suerte de comprobar sus múltiples beneficios y prestaciones.

Pulsar en la imagen para una versión mayor. 

Nombre:	David Rengel-13.jpg 
Vistas:	348 
Tamaño:	159,7 KB 
ID:	3281

- Qué equipos son los más adecuados en tu opinión para esos trabajos que realizas?.

Respecto a los equipos que utilizo es difícil hablar de ello, jamás he entrado en la disputa que existe por los equipos, yo uso cámaras canon, pero no tiene que ver con que las considere mejor, la historia es tan simple como la vida misma, cuando fui a comprarme mi primera cámara de fotos, me acerqué a la tienda junto con mi por entonces novia, y la verdad es que cogimos una canon y una nikon, de negativo 35mm, por peso a mi me gustó mucho la nikon, se adaptaba mejor a como me gustan las cámaras y su ergonomía, pero resulta que a mi ex novia también le gustó más así que decidí no comprarme la misma cámara, para que tuviéramos las dos marcas y probar cual nos gustaba más, y así terminé con Canon, como podría haber terminado con Nikon, ya una vez que me puse a hacer fotos, había gastado dinero en ópticas canon y por supuesto, como muy bien me dijeron una vez si inviertes en algo invierte en ópticas porque los cuerpos de las cámaras, siempre cambian a lo largo del tiempo pero una buena construcción óptica es para toda la vida, por esos cristales es por donde pasa luz, rebota y se transmite antes de convertirse en imagen.

Seamos francos con esto, la fotografía es estética, como todo lo visual la mayor carga la poseen componentes estéticos, la primera impresión nos entra por los ojos, y respecto a nuestros gustos adquiridos decidimos si algo es atractivo o no, esa es la realidad, por tanto para mucha gente esta estética es parte fundamental de su fotografía y de ahí las últimas tendencias en lomo, fotos estéticas con móvil o instagram, y desde siempre ha sido así sobre todo en fotografía publicitaria o moda, con el uso de medio formato, diapositiva, o polaroid.

La cámara y el formato de reproducción creo que no es más que un instrumento de transmisión estético si te quedas en el uso del instrumento como tal. Uso mucho diapositiva en medio formato para la naturaleza porque me apasionan sus colores y porque tanto en medio formato como en gran formato ese tipo de fotografía me confiere paz y calma por como he de disparar las fotos.

Hablaba no hace mucho con un amigo Fernando Maselli que desarrolla un trabajo sobre lugares sagrados en todo el mundo para el hombre a lo largo de la historia, y él no quería más que disparar en gran formato con una cámara preciosa que tiene, porque en el tipo de fotografía que realizaba necesitaba todo ese proceso del disparo, donde has de colocar la placa, cerrar, darte cuenta si todo está bien, volver a mirar el lugar, pensar y antes de disparar sentir que esa es la foto.

A veces he pensado que hoy en día los equipos réflex se han hecho grandes comparados con los antiguos, o incluso con las famosas Leica, y alguna vez he sentido que sonaba demasiado el espejo o que quería pasar más desapercibido, pero creo que el digital permite hoy en día cualquier condición lumínica, y que gracias a él ha mejorado mucho la fotografía de ciertos momentos de la historia con muy pocas luz, que nos está permitiendo documentar situaciones que antes quedaban pobres o no podían retratarse y también creo que gracias al digital hoy en día no debes preocuparte tanto de la estética ya que si quisieras esta la podrías conseguir con aplicaciones luego en postproducción, yo solo considero aceptable algo de grano y tintes de color cosas que desde siempre se han realizado en laboratorio, me niego a nada que no se pudiera hacer en un laboratorio de revelado de negativo, y así me lo planteo cuando realizo mis postproducciones, siempre pienso si lo que estoy haciendo en photoshop sería capaz de hacerlo sobre papel, para mí que documento video, las cámaras digitales permiten que en un mismo cuerpo tengas una mayor funcionalidad y poder traerte entrevistas o planos en movimiento además de tus fotos no tiene precio, por supuesto creo que trabajar con ópticas fijas te reduce el tamaño y su luminosidad se aprecia en la calidad, además de que te obliga a buscar el cuadro exacto, no haciéndote un vago como ocurre con los zooms, que por otra parte son indispensables cuando no sabes en que situaciones vas a desarrollar tu trabajo.

Para aquellos que necesitan saber qué equipo uso pues uso muchos pero últimamente una Canon 1ds MKII y una 5d MKII, ópticas 28mm,50mm y 85 mm fijas, algún tubo de extensión para hacer macro y con eso y un flash ya podría hacer casi cualquier cosa, aunque tengo mucho más material, para retratos familiares uso mi Mamiya de medio formato y para paisajes me gusta seguir con mi diapositiva. Pero no olvidemos que la cámara es un instrumento, y me gusta usar aquel que me va a permitir hacer la foto que necesito y siento, ya sea de noche, en la más cercana intimidad, o bajo el agua, para mí lo importante es nunca dejar de hacer una foto, y si el instrumento que tienes te permite hacer exactamente lo que quieres y con la máxima calidad pues mejor que mejor.

Es como decidirse a escribir una novela, con pluma, bolígrafo, lápiz u ordenador, cualquier escritor te dirá que lo hagas con lo que quieras pero que jamás dejes de escribir, un día tras otro, y de corregir tus errores, porque lo importante lo auténticamente importante y lo que termina haciendo que una foto posea un valor humano e icónico es su historia y la vivencia retratada, ¿alguien se plantea si Cervantes escribió el Quijote a carboncillo, a tinta, o como bien pudiera el buen hombre, o alguien se plantea que cámara usaba Robert Capa para su foto del miliciano? Sí claro que alguien se lo plantea, pero bajo una visión equivocada de la pregunta, pensando que al poseer una cámara igual a la suya podrán obtener también su talento, y el talento no te lo da una cámara, he visto a niños de 10 años hacer fotos sorprendentes a mi lado con una cámara desechable, de estas de un solo uso, el talento innato es algo que muy pocos tienen y que el resto de mortales hemos de trabajar todos los días.

El trabajo constante, la exposición a la vida y a los temas que hacemos son mí cámara más preciada, la que me lleva a donde está el lugar para hacer la foto, la que me permite abrir puertas flanqueadas por la desconfianza a un hombre con un instrumento extraño, la que confiere un sentido a lo que hago. Eso es lo que hacía que Capa consiguiera sus fotos, su implicación en los temas, el ir donde otros no estaban, daba igual con que cámara hubiera hecho la foto porque igualmente la hubiera logrado. Para mi es imprescindible no olvidar que mi mejor cámara es mi cabeza y mi corazón enfocados y abiertos, receptores de todo lo que ocurre a mi alrededor.

Pulsar en la imagen para una versión mayor. 

Nombre:	David Rengel-11.jpg 
Vistas:	8420 
Tamaño:	127,5 KB 
ID:	3279

- Tienes una lista de fotógrafo en tu lista de preferidos o es por casualidad Sebastiao Salgado un espejo para ti, es un camino a seguir o una nueva vieja idea de cómo mirar el mundo desde detrás de una cámara?.

Bien ya comenté antes que cuando comencé en la fotografía apenas conocía a muchos de los más reputados fotógrafos, digamos que casi a ninguno, conocía sus fotos, las tenía conmigo pero no sabía los nombres de los que las habían hecho ni me importaba. Una de estas fotos era por ejemplo de James Nachtwey, tuve su foto donde retrata a una de las víctimas de hambrunas en Sudán durante 1993, más de 7 años en mi cuarto, me la puse bien visible para levantarme cada día y recordarme que no debía de permitirse que sucediera en este mundo, por entonces no sabía quién era James Nachtwey, pero conocía su trabajo a través de esa fotografía, y así ha de ser con los fotógrafos.

Vivimos en un mundo en el que el fotógrafo muchas veces se ha convertido en estrella mediática aunque sea en círculos pequeños y en los que es casi obligatorio, si quiere sobrevivir, poder ganar premios, y dar talleres, así como que prestigiosos periódicos te den trabajo o empresas confíen en tu maravilloso curriculum. Pero seas o no un afamado fotógrafo, es tu trabajo y tu labor lo único que realmente puede hablar de quien eres como persona y documentalismo, si lo que hay detrás de la persona es un discurso vacío o la labor de muchos años. Todas esas fotografías que tanto me habían impresionado tenían a fotógrafos detrás que en muchos casos se tomaban este trabajo como algo fundamental en su vida, algo que no podían dejar de hacer y en lo que creían, Salgado, Capa, Eugene Smith, Nachtwey, Ansel Adams, Enrique Meneses, Pep Bonet, Fernando Moleres… y tantos y tantos fotógrafos que cada día descubro, para mí a parte del referente como fotógrafos si son buenas o no sus fotos y si transmiten sensaciones e historias es su lucha personal a través de esas fotos, su lucha por las historias que cuentan como Salgado del que me gusta esa lucha por la Amazonia y los nómadas.

De todos ellos he aprendido mucho, tanto en su manera de hacer fotografías, como en los nuevos planteamientos estéticos, y la búsqueda de llegar al público a través de todos los medios que hoy las nuevas tecnologías nos ponen a nuestra disposición, pero aunque me gusten unas fotos, lo más importante para mi hoy en día es su implicación personal con los temas que tratan, su coherencia a lo largo de una vida de dedicación.

Muchos fotógrafos siguen intentado que las imágenes que realizan sirvan para que como mínimo nos hagamos una pregunta sobre ellas, y otros a los que admiro que con sus imágenes intentan realmente luchar porque las cosas cambien. Si me preguntas, ¿crees que una imagen puede cambiar algo? te diría que un gesto puede ser el promotor de un cambio y la fotografía es un gesto, uno de tantos que las personas realizan para que el mundo cambie, que la fotografía sirve para confirmar en la historia la perdurabilidad de las acciones, y de las luchas, y que por tanto sí puede servir para cambiar algo, la fotografía es cierto no existiría sin esos gestos humanos, pero cuán importante es su inmortalidad, como en la lucha racial en estados unidos, golpes de estado, guerras, o el mismo hombre llegando a la luna.

¿Cuántos fotógrafos no se han convertido en fotógrafos precisamente por ver fotografías con una buena historia detrás?, ¿qué hubiera sido Vietnam sin las fotos que de ella se traían?, o ¿cuánta gente no se involucra en invertir dinero o ayudar a un orfanato o un campo de refugiados tras ver la situación indignante en que se encuentran estas personas que viven esa situaciones? La fotografía es parte de nuestra vida y nació con la misión de retratar y documentar los momentos amargos y los momentos felices para que podamos recordar instantes de nuestra vida maravillosos que nunca deben olvidarse y para que no olvidemos aquellos instantes de la historia que nunca deben repetirse.

Conclusión:

La fotografía no es solo el instante en que se recoge un momento histórico, social o antropológico, es el uso que de esa imagen se haga, a través de la visión moral del fotógrafo, pero además necesita de personas que no sean fotógrafos, como escritores, amas de casa, trabajadores en cualquier oficio o empresarios que ayuden a poner en funcionamiento las posibilidades de cambio social.

El auténtico fotógrafo no hace una foto, si no el que cuenta una historia, desarrolla un diálogo entre la persona o la situación retratada y el espectador a través de una imagen o conjunto de ellas.

La fotografía es esa parte del mundo externa que a ti te llama intensamente a vivirla tanto a un nivel estético como moral.

Muchas gracias y un fuerte abrazo a todos.

David Rengel

Enviar "Entrevista a David Rengel" a Digg Enviar "Entrevista a David Rengel" a del.icio.us Enviar "Entrevista a David Rengel" a StumbleUpon Enviar "Entrevista a David Rengel" a Google

Categorías
Sin categoría

Comentarios

  1. Avatar de alberto.c
    Muy interesante lo leí un poco a vuela pluma es tarde mañana con mas calma lo leeré como se merece esta entrevista.
    alberto.
  2. Avatar de Jhon
    Gracias por colgarla.
    Espero que no será lo último que David y yo hagamos.
    Un abrazo a él y a todos.
    Saludos.
  3. Avatar de andoni
    Cita Iniciado por Jhon
    Gracias por colgarla.
    Espero que no será lo último que David y yo hagamos.
    Un abrazo a él y a todos.
    Saludos.
    Gracias Jhon. Es un placer leer esta experiencia. Como Alberto, me tomaré mi tiempo para hacerlo con más tranquilidad.
  4. Avatar de EloyRN
    Jhon, me descubro compañero, por todo. Esta aportación, para mi, tiene mucho valor. Impresionantes los aspectos que puede abarcar un foro como este con gente que lo enriquece.Felicidades y gracias. Saludos. Eloy.
  5. Avatar de Garcitec
    Jhon, enhorabuena por esta entrevista y por compartirla con nosotros.

    A David, felicitarle por sus fotografías pero, sobre todo, por su labor y cercanía a los más necesitados.

    Pepe G.
  6. Avatar de Pere Jordi
    Excelente, sobran las palabras. :aplauso:
  7. Avatar de AlbertTRAL
    Estas aportaciones son las que verdaderamente marcan la diferencia. Gracias a los dos por vuestro trabajo y dedicación.
  8. Avatar de Victor
    Menuda entrada. Muy interesante y sensible
    Con ejemplos dan ganas de salir a contar lo que pasa por el mundo.

    Gracias
    ;)
  9. Avatar de alberto.c
    Ahora leído con calma solo me queda decir GRACIAS a los dos, me queda la satisfacción de haber descubierto para este foro a David Rengel.
    alberto.
  10. Avatar de laujan
    Extraordinario aporte!!!
    A falta de leerlo como Dios manda en la pantalla de un ordenador, me parece un estupendo aporte por vuestra parte!!!
    Salud a todos!!!
    Jose_
  11. Avatar de davidrengel
    Muchas gracias a todos por vuestra paciencia para leer esta larga entrevista. Pero bueno aunque sea para dormir a alguno le habrá servido ejeje, y agradezco a John a Luiso y a todo el foro Leica por prestarme este rinconcito para hablar de la fotografía y su visibilidad como transformador social, que es la labor que pasito a pasito desarrollamos en ANHUA. Un abrazo a todos y os animo encarecidamente a salir a la calle y vivirla con o sin cámaras de por medio.
  12. Avatar de Delfi R
    Muchas gracias por trascender la simple entrevista, y haber expresado tantas cosas con tus palabras y fotos. Habrá que pensar en aligerar tu equipo un dia de estos, mientras sigue con el magnífico trabajo que estas desarrollando.
  13. Avatar de Luiso
    Cita Iniciado por davidrengel
    Muchas gracias a todos por vuestra paciencia para leer esta larga entrevista. Pero bueno aunque sea para dormir a alguno le habrá servido ejeje, y agradezco a John a Luiso y a todo el foro Leica por prestarme este rinconcito para hablar de la fotografía y su visibilidad como transformador social, que es la labor que pasito a pasito desarrollamos en ANHUA. Un abrazo a todos y os animo encarecidamente a salir a la calle y vivirla con o sin cámaras de por medio.

    Muchas gracias a ti David por hacer posible tu proyecto y compartirlo un rato con nosotros
    Un saludo
  14. Avatar de Manuel Peña
    Gracias Jhon por la entrevista y felicitar a David por su dedicación.
    Saludos .Manolo.
  15. Avatar de Quimrc
    Gracias Jhon por esta aportación muy interesante y animar a David en sus proyectos. Es un placer descubrir personas como vosotros.
  16. Avatar de psiquedog
    Felicidades y gracias por una entrevista tan buena e interesante
  17. Avatar de eljoss
    Muchas gracias por una gran entrevista a una gran persona, que además hace fotografías y que mediante ellas muestra su manera de acercarse a los problemas de los demás.

    Saludos,
  18. Avatar de totilin
    Muchas Gracias por la entrevista, magnifica.

Trackbacks

Total de trackbacks 0
URL del trackback: